Para quien quiera contactar conmigo

MI NUEVO CORREO ELECTRÓNICO, PARA CONTACTAR CONMIGO ES rosacortesbetancourt@outlook.com.pe

martes, 28 de enero de 2014

ANÓNIMO


Quiero mostraros este poema de una persona muy querida, que prefiere quedar en el anonimato, me gustaría que lo leyérais y que sintiérais sus versos, espero que os guste, muchas gracias a todos.



                                          Largo es el atardecer de mi soledad
                                          como lejos queda el recuerdo de ti...
                                          qué fue del susurro del sentimiento
                                          qué fue del eco de tu nombre...
                                          parte lejano el murmullo de aquél río
                                          que no volverá mi batel a surcar...

                                          Ya no volveré a ser yo
                                          no volverá el mar a llorar
                                          ni a reír...
                                          ni a medir el tiempo de nuevo
                                          ya jamás estaré ahí...

                                          Largo es el atardecer de mi soledad
                                          como lejos queda mi recuerdo de ti...

lunes, 20 de enero de 2014

UN POEMA DE MI AMIGA Mª ROSA PUEBLA

Mi amiga Mª Rosa escribe poesía, no tiene blog y por ello, el otro día le pedí que me enviase un poema y sin titubear me enseñó este poema que es de lo último que ha escrito, le estoy muy agradecida por mostrármelo y por permitir que lo suba aquí, quería que lo leyeran todos los amigos que pasan por el blog, pues a mi me ha impresionado por su real visión del paso del tiempo, por su ternura, pero mejor dejo que lo disfrutéis vosotros.
Muchas gracias Mª Rosa por tu amistad, espero y deseo que te sientas a gusto entre todos nuestros amigos.


EL RELOJ DE LA VIDA

En el reloj del tiempo de mi cuarto
las horas lentamente van pasando,
no acierto a comprender por qué razón 
me siento encadenada a mi reloj, 
será la primavera que se acaba 
dejando esa amargura indeseada. 

Vivimos sin pensar en el reloj 
que paso a paso, va haciendo su función.
Hubo un tiempo en que todo era distinto,
fue invisible el tictac para mi oído
y recuerdo el reloj con gran nostalgia 
aunque ahora, lo vivo con más calma.

Lentamente hacia delante con firmeza,
poco a poco recorro mi experiencia, 
saboreo cada instante con dulzura
recordando lo pasado con ternura,
las flores se han cambiado de color
pero siempre conservarán su olor 

El otoño comienza su andadura, 
con sus tonos combate la frescura,
el suave colorido es un remanso,
cálido y reposado hacia su tránsito.
Y llegará el invierno con tristeza
cubriéndose de nieve mi cabeza. 

Llegamos a esta etapa de la vida,
en que todo equipaje se elimina

y caminas ligero hacia el ocaso
pretendiendo llegar con firme paso. 
En el reloj del tiempo de mi cuarto
las horas, lentamente, van pasando.
Mª Rosa


sábado, 4 de enero de 2014

Mis dos cartas seleccionadas

Queridos amigos:
Ha sido muy difícil elegir sólo dos cartas, de todas las escritas, pues en todas se encuentra la magia, el sentimiento, la ilusión de su autor y todas me han conmovido por su sencillez, por creernos por un momento, que volvimos a la infancia y que si escribes lo que deseas, los Reyes Magos, lo harán realidad, ojalá que así sea, pues nuestras peticiones van todas por el mismo camino y todas ellas se han dado la mano para tener más fuerza y juntas hacernos creer que todo es posible, que en nuestra mano está el conseguirlo.

Muchas gracias Mos, por este reto que nos ha permitido conocernos, unirnos y expresar nuestros deseos y volver a ser niños llenos de ilusión. ¡¡¡¡ Muchas gracias querido amigo!!!!

He elegido la Carta de Mos, http://mosenlaorilla.blogspot.com.es/ por su originalidad, porque se ha currado tantos artilugios, jaja, porque a todos nos hace falta alguno de ellos o todos si eso fuera posible, me gustado su toque de humor y su ternura, sí, encuentro mucha ilusión y esperanza en esta carta.

CARTA  DE MOS A LOS REYES MAGOS

Queridos Reyes Magos: A decir verdad, hace mucho, mucho tiempo que no os escribía.  Puede que mi última carta os la enviase con nueve o diez años. Seguro que en ella os pedía lo que cualquier crío de esa edad y esa época: juguetes, juegos, una bicicleta..., petición que nunca fue correspondida o si se hizo, fue con juguetes muy inferiores a los demandados por mí. Tal vez por eso os dejé de escribir. No comprendía que yo, un niño bueno donde los hubiera, (os lo prometo), no fuese recompensado como al resto de mis amigos del barrio.
Han pasado los años casi sin darme cuenta. Me hice adulto, me casé, tuve hijos y me olvidé de vosotros; así, sin más. Reconozco que según fui creciendo se fue desvaneciendo en mí esa magia, esa chispa, que tenía la navidad en la infancia. Pero ahora, no sé exactamente por qué, vuelvo a escribiros para pediros unos cuantos regalos por si, conocedores de mi trayectoria, tengo suerte y algo me dejáis. Ya, ya lo sé, no lo puedo evitar: pertenezco a esta parte del mundo consumista que todo lo devora. Por eso pido un montón de productos de consumo. A mi favor diré, aunque sé que puede sonaros a excusa, que sigo siendo el mismo niño bueno de mis diez años pero en versión grandota y que todo lo que pido no me importará compartirlo con los demás. Así que, queridas majestades de Oriente, aquí os dejo mi lista:

- Un detector láser de amigos falsos.
- Un espejo de baño con sonrisa incorporada.
- Un teléfono móvil (me da igual la marca), que      comunique con los seres queridos que ya no están.
- Un ambientador devora-rutinas para mi hogar.
- Un libro donde el autor garantice que será para mí           imprescindible de por vida.
- Una película interactiva donde puedas cambiar la trama   a tu gusto, e incluso poder tener un papel estelar en       ella si estás de bajón.
- Una colección de CDs que, según tu estado de ánimo,      suene una canción distinta para cada día.
- Un reloj de pulsera con alarma que te avise cuando tu     pareja, afectivamente, te necesita.
- Un hidromasaje para activar la fuerza de voluntad.
- Un maletín de primeros auxilios contra la apatía, la           tristeza y cualquier herida del alma.
- Una cámara digital que capte la estupidez humana y la      mala gente. Bueno, vale, si la cámara es muy difícil de    encontrar no os molestéis demasiado que ya me las        ingeniaré yo para distinguir a los indeseables.

Puede que me haya pasado pidiendo. Igual, queridos Reyes Magos, os doy la impresión de ser un tipo muy egoísta. Si creéis que es mucho, no tenéis tiempo o alguien más necesitado os pide, qué sé yo, cosas como un pase anti-vallas de fronteras (para las vallas tipo Melilla), un filtro universal para el cambio climático, una burbuja protectora contra la violencia de género, un spray revelador de políticos corruptos de efecto inmediato, un transformador de videojuegos juveniles en libros o películas, etcétera, os puedo eximir de mi extensa lista de regalos. Es más, si observáis que hay demasiados niños por el mundo que han pedido juguetes y teméis que no haya para todos ellos, os ruego que atendáis primero a esos niños. Visitad también a los ancianos que se sientan solos en cualquier día del año y dejadles alguna sorpresa que les saque una sonrisa. Insisto en que primero colméis de regalos a los niños y los ancianos. Si vuestra magia no llega para todos, por favor, tacháis toda mi lista y prefiero que os volquéis en ellos. Con que facilitéis que alguien me dé un abrazo sincero en el 2014 estaré más que satisfecho. Os aseguro que me va a hacer tanta ilusión o más que los regalos.
Gracias por leer mi carta.
Abrazos para los tres de Mos (especialmente a Baltasar que siempre fue mi preferido).

Postdata: En El Corte Inglés y en Carrefour no tienen nada de lo pedido en mi lista. Tampoco en Amazon. Lo digo para ahorraros tiempo y que no tengáis que ir hasta allí.

Otra carta que me ha gustado mucho es la de Juan y su rebusca http://juanltrujillo.blogspot.com.es/  por su humanidad, desprende tanto cariño recordando esas noches de Reyes y su rebusca en Valdepeñas, una realidad triste pero que da de comer a muchas familias y su petición a los Reyes, a la Iglesia, a cada uno de nosotros, sencillamente maravilloso su forma de exponerlo, de unir su deseo con la realidad de cada uno, ojalá se cumpla.

CARTA DE JUAN A LOS REYES MAGOS

Queridos Reyes Magos: ahora qué vais de vuelta a casa quiero daros las gracias. Como todos los años, habéis repetido el milagro de poner sonrisas en las caras de los niños. Como siempre, conseguís que sus miradas nos enseñen ese candor autentico que solo habita en los corazones puros.

Al principio, trataba de recoger los momentos de mis nietas en las mañanas del 6 de enero, con una cámara fotográfica. Al poco, desistí. Era un momento mágico e irrepetible que no podía meterse en las estrecheces técnicas de un visor.

Gracias también porque a pesar de mis muchos años, sigo emocionándome en estas mañanas con olor a chocolate, cadencia de sonidos nuevos, paletas de colores brillantes, gritos de alegría y besos emocionados.
Gracias, repito.

* * *

Haced un alto en vuestro camino de regreso. Quiero contaros una cosa.

Veréis: la Valdepeñas que me vio dar mis pasos de niño, es una ciudad famosa por sus vinos. Seguro que habréis oído hablar de ella. Bien.

Después de las faenas de la vendimia, es decir de la recolección de la vides, cuando ya todo ha terminado y los lagares están repletos de uva para molturar y el epicentro del trabajo ha pasado de los majuelos a la bodega. Cuando el campo se queda huérfano de cantos, suspiros, cansancios y sudores, entonces, es cuando empieza “la rebusca”.

Es entonces cuando los que nada tienen, los que solo son visitados por el hambre, van a los campos y recogen los racimos perdidos, los olvidados y mustios, la pobre resaca que va quedando rezagada después de la opulencia y la plenitud. Los racimos que se han caído de las “capachas” con el traquetear de los tractores, los que han quedado en la cepa escondidos de la vista del presuroso vendimiador, el que se quedó a medio camino entre saciar el hambre y la mirada del manijero.

Pues bien, queridos magos de oriente, con esa paupérrima cosecha de advenedizos, hay familias que pueden dar de comer a sus hijos durante unos días.

Os preguntareis a cuento de qué viene esta historia. Os lo explico.


Nadie más consciente que vosotros mismos, de que vuestro trabajo, a pesar de desprendido y brillante no llega a todos los niños. Diría yo que son más los que se quedan sin la alegría de vuestra visita que los afortunados. Y no creo que esto sea justo.

Cuando lleguéis a vuestros almacenes, después de un merecido descanso, mirar por todos los rincones, hacer una rebusca, con la cual puedan sonreír más niños de los que lo hacen.

Vender el oro, que es solo sirve como representación de vuestro poder, pero no como respaldo de vuestra magnanimidad. Rebuscar en las cámaras, seguro que encontráis tesoros de incalculable valor, bajo una patina de polvo e indiferencia. Cerrar esos faraónicos templos donde es imposible el recogimiento y usar el incienso para que purifique la casa de los que no tienen.

Quitar el oro y las piedras preciosas de todos los costosos ropajes que hacen más pequeño y empobrecido al que necesita de pan y cariño.

Rebuscar en los templos, en los palacios, en las cajas fuertes, en las catedrales, en ese centro mismo de esa cristiandad que adoráis y seguro que podéis hacer otra ronda de donaciones a esos niños que no solo necesitan regalos, sino los necesarios alimentos para seguir subsistiendo.Vosotros que tenéis el don de la ubicuidad, rebuscar en los salones de los consejos de administración, arrebañad lo que podáis de los presupuestos para la guerra y el odio, estad ojo avizor en los consejos de ministros y vigilad el Ibex 35, el Nasdaq, el Dow Jones, el Nikei, el Cac 40, todos esos índices que siempre señalan a favor de los poderosos. Usad de verdad vuestra magia.

No sé si vosotros tendréis la potestad para hacer lo que pido, pero al menos intentarlo.

Lo hago por egoísmo. Siempre que disfruto con las sonrisas de mis nietas al abrir sus regalos, se me congela la felicidad pensando en aquellos que no tienen nada.

A pesar de que yo, ya he hecho mi rebusca, he podido comprobar que no ha servido para mucho.

Es por eso por lo que os pido ayuda. Vosotros, con vuestra magia y amor si que podéis conseguirlo.